Dieta oral en pacientes con disfagia: recomendaciones generales

22 Dic 2020

No todas las personas con disfagia tienen las mismas necesidades de adaptación de la dieta. En algunos casos serán los alimentos sólidos los que comprometan la alimentación segura y en otros casos serán los líquidos los que necesiten ser adaptados a la nueva situación. El objetivo de estas adaptaciones es conseguir una alimentación con un aporte nutricional adecuado, mediante enriquecimiento dietético, y asegurar la correcta hidratación, mediante adaptación de la viscosidad. 

El paciente con disfagia debe realizar una alimentación lo más variada posible con especial hincapié en el aporte proteico. Que los alimentos tengan un aspecto y color atractivos ayudará a aumentar la ingesta al resultar más apetecibles. Se deben realizar 5-6 comidas diarias aumentando la densidad nutricional de la alimentación, es decir, más calorías y proteínas sin aumentar la cantidad de alimento que se come.

En la mayoría de los casos será necesario triturar los alimentos. Cuando se trituran verduras y legumbres se recomienda pasarlos primero por el chino para evitar las hebras y los grumos en los platos. Se debe tener especial cuidado también con las espinas. La presentación de la comida no tiene por qué ser necesariamente en puré, también puede ser presentada en forma de pudding o pasteles (de carne y pescado) asegurándose siempre de que la consistencia sea la adecuada. 
 
Además, hay una serie de alimentos que se deben evitar ya que pueden dificultar aún más la deglución. Se lo mostramos a continuación en la siguiente tabla:

 Dobles texturas  Sopas con pasta, verduras, carne o pescado, cereales con leche, yogures con trozos.
 Alimentos pegajosos  Chocolate, miel, caramelos, plátano, pan.
 Alimentos que se dispersan en la boca  Guisantes, arroz, legumbres enteras (lentejas, garbanzos), pasta.
 Alimentos que desprenden agua al morder  Melón, sandía, naranja, pera.
 Alimentos que pueden pasar de sólido a líquido en la boca  Helado, gelatinas.
 Alimentos fibrosos  Piña, lechuga, apio, espárragos, judías.
 Alimentos con  pieles, cartílagos, huesos pequeños, grumos, pescado con espinas.
 Alimentos con pieles o semillas  Frutas y vegetales que incluyen piel y/o semillas (mandarina, uvas, tomate, guisante, soja).
 Alimentos crujientes o secos que se desmenuzan en la boca  Tostadas, biscotes, galletas, patatas tipo chips y similares, queso seco, pan.
 Alimentos duros y secos  Pan de cereales, frutos secos.

 

Seguir estas pautas básicas facilitará la deglución y permitirá que se pueda nutrir adecuadamente. 
 

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.