Dieta oral en pacientes con disfagia – Ingesta de líquidos

20 Dic 2020

Mantener una correcta hidratación se vuelve complicado en una situación con dificultad para la deglución, por lo que tratar de aumentar la ingesta de líquidos mediante la adaptación de la textura resulta fundamental. El objetivo de adaptar la viscosidad de los líquidos es evitar su paso a la vía respiratoria.

Por tanto, para hidratarse el paciente con disfagia deberá beber aguas gelificadas o aguas espesadas con espesantes comerciales que deberán ser recetados por un médico. Nunca se deben usar gelatinas (comerciales o elaboradas en casa) ya que en contacto con un componente de la saliva se vuelven líquidas en la boca. Para evitar la deshidratación, además de tratar de aumentar en la medida de lo posible la ingesta de líquidos, se debe evitar cualquier producto que contenga cafeína ya que tienen un efecto diurético que puede agravar el problema.

Además de los espesantes comerciales existen algunos alimentos que permiten espesar los líquidos facilitando la deglución como, por ejemplo:

-    Leche entera mezclada con cereales en polvo o maicena. 
-    Caldos espesados con queso, patata, maicena, etc. 

¿Cómo utilizar los espesantes? 

Dependerá en cierta medida de la composición del espesante (almidón de maíz modificado o gomas) pero uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que se debe batir vigorosamente para evitar que queden grumos. Una manera práctica de evitar la aparición de estos grumos es hacer la mezcla en un recipiente con tapa y agitar con fuerza. En general, los espesantes comerciales no agregan sabor al líquido, pero si ese fuera el caso se puede añadir a zumos o caldos para darle cierto sabor agradable. 

El objetivo del uso de estos espesantes es cambiar la consistencia de los líquidos adaptándolos a las necesidades del paciente. Según el grado de viscosidad, los líquidos se pueden clasificar de la siguiente forma:
    
-    Consistencia líquida: son líquidos finos como agua, infusiones, café, refrescos, etc.
-    Consistencia néctar: cuando se vierte cae en forma de líquido grueso. Se añade espesante al líquido y este debe quedar como si fuera un zumo de tomate o melocotón. Se puede beber del vaso, nunca utilizando una pajita. 
-    Consistencia miel: cuando se vierte cae en gotas gruesas. Se añade espesante al líquido y este debe quedar como si fuera miel.
-    Consistencia pudding: no se puede beber del vaso, conserva la forma al cogerlo con la cuchara. Se añade espesante al líquido y este debe quedar como si fuera una gelatina, cuajada o flan.

   
El problema que suele surgir al cambiar la viscosidad de los líquidos es que el grado de aceptación disminuye, para aumentar la hidratación y teniendo en cuenta que son pacientes que en muchos casos refieren una pérdida de peso, te recomendamos espesar zumos, leche o caldos ya que pueden ayudar a aumentar la ingesta de líquidos y mejorar la hidratación.

Fuente imagen:  https://www.neurorhb.com/wp-content/uploads/2016/01/consistencias.jpg
 

Un montón de recomendaciones nutricionales, artículos y consejos para cuidar de tus pacientes.
saber más
Bienvenidos a Fresenius Kabi
Soy Paciente
Entrar
Soy Profesional
Entrar
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.
Acceso sólo para Profesionales
La información de esta página web está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios , por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Por favor, absténgase de entrar en caso contrario.